Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando CINE | July 28, 2014

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Morelia 07: reflexiones

Los ganadores de la quinta edición del festival de Morelia sobre el escenario del Teatro Ocampo, lugar donde se realizó la ceremonia de clausura. En el estrado, Alejandro Ramírez, presidente del FICM. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

MORELIA.- Nueve días de excesos cinematográficos dejan como resultado ojos cansados, cerebros inflamados, riñones intoxicados por industriales cantidades de café, tequila y bebidas energéticas, pero sobre todo, un excelso sabor de boca que difícilmente se irá en un buen rato, al disfrutar de un atascón cinematográfico con lo más reciente del cine mexicano y lo mejor del séptimo arte, lo que viene dando de que hablar a nivel mundial.

Lo hemos dicho antes en diferentes espacios y lo volvemos a reafirmar. Luego de pasar nueve dias viendo cine mexicano, es dificil imaginar, pensar siquiera, que nuestra industria esté en crisis.

Talento, creatividad reflejadas en propuestas narrativas y estéticas es lo que encontramos en cortometrajes, documentales y largometrajes hechos por mexicanos.

La crisis es monetaria, de productores e inversionistas que quieren irse por la fácil, prefiriendo financiar insulsas comedias que otro tipo de propuestas más arriesgadas aunque no por ello entretenidas. 

El Festival Internacional de Cine de Morelia a cinco años de su creación, se convierte en un espacio estratégico y vital para el cine mexicano.

Productores, directores, cinefotógrafos, guionistas, estudiantes y todo aquel que tenga que ver con la industria del cine se dan cita para debatir, intercambiar ideas, comenzar proyectos, pero tambien para actualizarse, porque en ningun otro lugar se pueden ver reunidos los materiales más recientes de instituciones como el IMCINE,  las principales escuelas de cine mexicanas como el CCC y el CUEC (perteneciente a la UNAM) e incluso de cineastas independientes.

Como muestra, podemos hablar del éxito de la tercera edición del Taller para Jóvenes Productores de Iberoamérica Morelia Lab, donde participaron 31 personas de 14 países de América Latina que concursaron por los premios otorgados por el Instituto Mexicano de Cinematografía y Cinépolis.

Morelia es el único foro en México especializado en cine mexicano y además, el único en mostrar a los ganadores de Sundance, Toronto, Berlín, la Semana de la Crítica de Cannes y el escaparate para que las distribuidoras muestren lo mejor de su repertorio que tienen preparado para sacar a cartelera en la recta final del año.

El Festival Internacional de Cine de Morelia le ofreció un reconocimiento al saliente gobernador de Michoacán, Lázaro Cárdenas Batel, pues fue imprescindible el respaldo y apoyo que brindó para el nacimiento y consolidación del evento. En la foto: Daniela Michel, directora del FICM; Lázaro Cárdenas Batel, gobernador de Michoacán; Alejandro Ramírez, presidente del FICM y Cuauhtémoc Cárdenas Batel, vicepresidente del FICM. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

De hecho, no sería raro que pronto se anunciara un Mercado de Películas, pues muchos productores y directores usan al Festival de Morelia para buscar distribuidor. Y no crea que solo se trata de peliculas mexicanas.

Poco se le puede objetar a este festival que cada año ofrece más cosas, como por ejemplo el interesante primer Foro de los Pueblos Indígenas, donde se le dio voz y espacio a lo que están haciendo los cineastas indígenas de Iberoamérica.

Tal vez donde se tienen que poner un poquito las pilas es en en el área de invitados especiales y en los aspectos de premiación.

Morelia se anda contagiando de los problemas del Festival de Guadalajara. Es tanta la gente que invitan, que ni los mismos organizadores y encargados de las áreas de invitados y relaciones públicas tienen idea de quiénes están presentes en el evento.

Damián Alcázar fue el conductor de la ceremonia de premiación. A su lado, Martha Higareda, a quien le tocó entregar un premio. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

El departamento de atención a prensa se encuentra aislado, pues no hay forma de que sus responsables hagan saber a los reporteros los nombres de los directores, productores y actores que llegan y se van del festival.

En pocas palabras, de poco sirve pagar boleto redondo de avion, hospedaje y alimentos a un “invitado” si nadie se entera de su presencia.

Como ejemplo, nadie supo que los hermanos Kieran y Brendan Fizgerald, hijos del productor Michael Fitzgerald estaban en Morelia. Ellos fueron invitados por el festival para presentar en la sección “Cine sin fronteras” su documental La balada de Ezequiel Hernández.

La ópera prima de estos chicos va muy en la línea de lo mostrado en Los tres entierros de Melquiades Estrada (producida por su padre), solo que ahora su trabajo documenta el escandalo ocurrido en 1997 cuando 4 marines asesinaron a un joven en la frontera entre México y Estados Unidos.

El documental es narrado por Tommy Lee Jones y además de manejar valiosas imágenes de archivo como las conferencias del secretario de defensa en la Casa Blanca o de George Bush cuando era gobernador de Texas, toca varios tópicos de actualidad como la “guerra contra el terrorismo”, el narcotráfico, el muro fronterizo, la venta de armas, entre otros.

Las actríces Marina de Tavira, Verónica Merchant y Arcelia Ramírez durante la clausura de la quinta edición del FICM. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Entendemos que es imposible hacer funciones de prensa o conferencias con todos los implicados en el festival, pero fue lamentable que por falta de información, el dia de la exhibicion de este trabajo solo estuvieran presentes en la sala el crítico de cine Luis Tovar y este reportero.

Nadie, ningún otro medio de comunicación se enteró que estos chicos darían una plática al termino de la proyección. Estuvimos ahi porque nos interesó la tamática del trabajo, pero no sabíamos que los realizadores estarían presentes.

Según nos comentaron los propios hermanos Fitzgerald, al otro dia el festival los llevaría a la subsede de Pátzcuaro y después tomarían el avión de regreso a Estados Unidos.

Otro sonado caso fue el de la realizadora Almudena Carracedo. Si no es porque la directora de Made in L.A tuvo la iniciativa de ir a la sala de prensa para dejar material de su documental y buscar despertar el interés de algún medio, nadie la hubiera entrevistado ni se hubiera enterado que andaba en el festival.

Lucia Gajá, ganadora de la sección oficial de documental mexicano por su trabajo “Mi vida dentro”. La cinta es una crónica cruel sobre la vida de una inmigrante mexicana que es condenada en Estados Unidos por un asesinato que no cometió. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Y esos ejemplos multiplíquelos al menos por 10.

Hay que reconocer los esfuerzos que año con año realiza el festival organizando casi diariamente encuentros entre prensa y los cortometrajistas participantes en las secciones oficiales.

Pero para los participantes de otras secciones igual de importantes, deberían tener al menos una lista disponible para los encargados del área de prensa (los cuales parece que los dejan a su merced) sobre la gente que llega y se va del festival, de tal forma que los reporteros no solo esten correteando a Gael (o la estrella en turno) por toda la ciudad, sino que también tengan otras opciones, menos conocidas, pero igual de atractivas.

Por otro lado, en el aspecto de premiación, los organizadores y jurados deben de tomarse más en serio su papel. Es ridídulo que nomás porque les gustó, hayan dado 3 primeros lugares en la categoría de cortometraje mexicano.

Jose Manuel Cravioto, uno de los tres ganadores de la Sección de Cortometraje Mexicano. Jose Manuel dirigió el corto “La caja de Yamasaki”, historia de un pequeño que cansado de vivir con su abuela, busca cambiar radicalmente su vida. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Es decir, no hubo segundo ni tercer lugar. En un evento debe de este tipo debe de haber ganadores y perdedores, por respeto a los participantes y al público.

También es inconcebible que solo se limiten a dar dos premios en la categoría de documental, al igual que la recien creada de Largometraje.

¿Dónde queda el premio a mejor director, mejor guión, mejor actor, actriz, por no mencionar otros a nivel técnico?

Si fuera el festival de cine de la tia chonita, igual pasa. Pero no hay disculpa si tomamos en cuenta que muchos de los jurados de Morelia participan de alguna forma en festivales de renombre de otros países.

Natalia Beristain Egurrola, otra de las ganadoras de la Sección oficial de cortometraje mexicano. Su corto “Peces Plátano” narra el viaje de reconciliacion que hace una segunda pareja y la sorpresa que se llevan al tener que lidiar con una pequeña. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Es ridículo que el principal evento en México para cine hecho por mexicanos no entregue premios de a deveras.

¡No son nuevos. Llevan 5 años por Dios!

Además, Daniela Michel y Alejandro Ramírez por el convenio de intercambio que tienen con la Semana de la Crítica, viajan cada año a Cannes, ni que decir de la presencia que hacen en otros festivales por motivos de trabajo.

En vez de incrementarse los premios, estos desaparecen. Ahora, por diferentes circunstancias, el premio de la prensa no se entregó.

Fernanda Romandía, acompañada de Arcelia Ramírez. Fernanda se llevó uno de los tres primeros lugares otorgados en la  sección oficial de cortometraje mexicano. Su

¿Acaso no suena un poco absurdo hacer un super festival de 9 dias para que al final solo se entreguen 2 premios por sección?

Que alguien nos explique, por favor, porque igual y andamos errados en nuestro punto de vista.

Por lo demás, nada ni nada le podrá quitar a este festival su papel, algo que ya está incluso por encima de sus organizadores. 

Morelia es oxígeno puro para el cine mexicano. Un lugar para soñar, vivir, respirar, experimentar, convivir, compartir, debatir, intercambiar y disfrutar de las locuras, denuncias y propuestas hechas por mexicanos. Es, por mucho, el paraíso para cualquier cinéfilo.

Premios y reconocimientos 5° Festival Internacional de Cine de Morelia

En esta edición del festival, el jurado de las distintas secciones en competencia se conformó por: Trevor Groth, programador del Festival de Cine de Sundance; Cecilia Suárez, distinguida actriz mexicana; Peter Scarlet, director del Festival de Cine de Tribeca; Jonathan Romney, crítico de cine colaborador de la revista Sight & Sound; Lizzie Francke, reconocida productora; Heidi Ewing, directora nominada al Oscar por su documental “Jesus Camp”; Sean Farnel, programador del Festival de Documentales Hot Docs; Leena Pasanen, directora del European Documentary Network; Fernanda Solórzano, respetada crítica de cine mexicana; Ángeles Castro, directora general del Centro de Capacitación Cinematográfica, Armando Casas, realizador y Director del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos; Jorge Sánchez, productor y Director General del Festival de Cine de Guadalajara; y Carlos R. Diazmuñoz de la Sociedad Mexicana de Autores de Fotografía Cinematográfica.

Panorámica del escenario del Teatro Ocampo con los ganadores de las secciones oficiales. Foto: Paulo Vidales / Imagen Latente

Morelia Lab

La tercera edición del Taller Morelia Lab se llevó a cabo con la entusiasta presencia de 31 jóvenes productores provenientes de 14 países de América Latina. Durante seis intensos días de trabajo abordaron, con la presencia de destacados especialistas invitados, diversos aspectos de la producción cinematográfica y realizaron un ejercicio de “pitching” para la óptima presentación de su proyecto.

Gracias al comprometido apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía y de Cinépolis, se entregarán esta tarde los premios para el desarrollo de los proyectos con los cuales participaron los jóvenes del Morelia Lab.

El jurado, conformado por Cristina Prado, Richard Ham y Pablo Baksht, decidió otorgar el Premio IMCINE “Morelia Lab-Joven Productor Mexicano” de la siguiente manera:

Jessica Villegas, por la presentación del proyecto VENENUM, recibirá la cantidad de $30,000 pesos.

Georgina Calvillo, por la presentación del proyecto AMOR A MUERTE, recibirá la cantidad de $10,000 pesos.

Blanca Álvarez, por la presentación del proyecto SE BUSCA DONADOR, recibirá la cantidad de $10,000 pesos.

De igual manera, el jurado decidió asignar el Premio CINÉPOLIS “Morelia Lab-Joven Productor Latinoamericano” de la siguiente manera:

Virginia Giacosa, de Argentina, recibe la cantidad de $20,000 pesos, por la presentación del proyecto DAVID Y EL GRAN RIO.

Suzana Markus, de Brasil, recibe la cantidad de $15,000 pesos por la s presentación del proyecto EL HOMBRE DE LA CABEZA DE CARTON.

Roddy Pérez, de la República Dominicana, recibe la cantidad de $15,000 pesos por la presentación del proyectct PITÍ.

• Concurso Michoacano de Guión de Cortometraje.

“Santo Satán”, escrito por David Sánchez Zacarías.

Sección Michoacana en Competencia

El ganador de esta categoría, por decisión unánime, es Raúl Máximo por su corto Axuni Atari.

Premios del público:

Premio del Público SMS Movistar a Mejor Documental: Paul Grivas y Eugene Zapata por Angahuan

Premio del Público a Mejor Largometraje Mexicano: Francisco Franco Alba por su película Quemar las naves

Sección de documental mexicano:

Mención Especial: Juan Manuel Sepúlveda Martínez por La frontera infinita.

Mejor Documental realizado por una mujer, otorgado por la Asociación de Mujeres en el Cine y la Televisión de México, para Lucía Gajá por su película Mi vida dentro.

Mejor Documental Mexicano: Mi vida dentro de Lucía Gajá.

Sección de Cortometraje Mexicano:

Premio TITRA de subtitulaje: Isabel Vericat por su cortometraje Bajo el Tacaná.
Premio GARCÍA BROSS: Daniel Eduvijes Carrera por su cortometraje Primera Comunión

Premio de Cortometraje Mexicano: José Manuel Cravioto Aguillón por su película La caja de Yamasaki.
Premio de Cortometraje Mexicano: Fernanda Romandía por su trabajo Fénix.
Premio de Cortometraje Mexicano: Natalia Beristain Egurrola por la película Peces Plátano.

Sección de Largometraje Mexicano, que por primera vez se otorga en este festival, y que está dedicada a primeras y segundas películas de realizadores mexicanos.

Las películas participantes en esta sección fueron: Cochochi, de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas; ¿Dónde están sus historias?, de Nicolás Pereda; Cumbia Callera, de René Villarreal; Quemar las naves, de Francisco Franco Alba; Todos los días son tuyos, de José Luis Gutiérrez; y La zona de Rodrigo Plá.

Premio AMC a la Mejor Dirección de Fotografía en Largometraje Mexicano; Érika Licea por Quemar las Naves
Premio al Mejor Largometraje Mexicano: Nicolás Pereda por la película ¿Dónde están sus historias?

Visitantes llegan a esta pagina buscando:

  • boda jose manuel cravioto aguillon
  • teatro ocampo morelia por dentro
  • MARINA DE TAvira

  • teatro ocampo morelia

  • veronica merchant y daniel martinez

Envía un comentario

Deja un comentario