Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando CINE | November 27, 2014

Scroll to top

Top

No Comments

Fan de Gandalf, pero mi personaje favorito soy yo: Ian McKellen

Ian McKellen llega a San Sebastian

Es uno de los grandes actores británicos y esta noche recibirá el Premio Donostia del Festival de San Sebastián. Antes de recogerlo ha hablado de su trabajo en el cine y el teatro y ha dicho que “la idea de estrella le es un poco ajena”.  Se ha sometido a las preguntas de los periodistas en una larguísima conferencia de prensa, en la que no han faltado sus referencias a su condición de gay y su activismo a favor de la causa homosexual.

Fue Ricardo III, Rasputín, el realizador James Whale, el Magneto de X-Men y otros cien hombres más, pero el camaleónico actor inglés sigue siendo ante todo uno: sir Ian McKellen.

“Mi personaje favorito es el que interpreto en ese momento, porque no quiero que los demás se pongan celosos. Pero como ahora no estoy actuando, mi personaje favorito soy yo mismo”, dijo haciendo gala de su sentido del humor británico.

Pese a llevar más de medio siglo sobre las tablas (ha actuado en más de 250 obras de teatro) y contar con una trayectoria en el cine jalonada de premios, es difícil separar su nombre de uno de sus papeles más recientes y emblemáticos, el del mago Gandalf de El Señor de los Anillos.

“Soy un gran fan de Gandalf”, afirmó McKellen, que se siente afortunado de que lo asocien con un clásico de la literatura anglosajona cuya misión, además, es “hacer el bien”.

Ian McKellen en San Sebastián

Con todo, sus dos nominaciones al Oscar por Dioses y Monstruos y El Señor de los Anillos, un Globo de Oro por Rasputín y el título de Mejor Actor Europeo por Ricardo III dan cuenta de su buen hacer en la gran pantalla, al que se suman sus legendarias interpretaciones sobre las tablas en Romeo y Julieta, Hamlet o Rey Lear.

Incapaz de revelar dónde radica el secreto de su versatilidad (“actuar es un poco como un misterio, es el libro que no soy capaz de escribir”, afirma), McKellen explicó que hay dos tipos de actores, los que se interpretan a sí mismos o a una parte de ellos y los más tímidos, que se disfrazan de otras personas. “A mí me gusta disfrazarme, siempre busco algo diferente”, señaló.

Sin embargo, sí tiene claro qué ha de poseer un guión para sentirse atraído por él: algo nuevo, un director al que admire y respete, actores con los que desee trabajar y sentir que sería una película que a él le gustaría ver en el cine. Y a la combinación de unos y otros se añade un ingrediente esencial: “Debe tener algo que me haga no estar completamente seguro de ser capaz de interpretar”, afirmó.

Una atracción por el desafío que se manifiesta también en su abierta defensa de los derechos de gays y lesbianas: McKellen hizo pública su orientación sexual cuando en el Parlamento británico se debatía una ley por la que se intentaba prohibir hasta la mención de la palabra homosexual.

En aquel entonces, “la industria del cine sólo reflejaba su ignorancia sobre la homosexualidad”, señaló. El cine tiene “su parte de responsabilidad social y no debe contar mentiras”.

Afortunadamente, la situación ha cambiado y “Hollywood empieza a hacerse mayor”.

McKellen regresa así a un festival donde su genialidad despuntó ya en 1985, encarnado al sicoanalista de la hija de Trotsky en Zina, y que premió con la Concha de Plata su aclamada interpretación del realizador James Whale en Dioses y Monstruos dirigida por Bill Condon.

Esta noche, el colofón llegará con la entrega del Premio Donostia de manos de su amigo José María Pou, que también participa en el certamen como protagonista del documental Màscares.

“Lo único que he hecho en mi vida es intentar actuar lo mejor posible, por eso lo más gratificante de este Premio Donostia es que no es por un papel en particular, sino por toda mi carrera”, señaló.

Aunque McKellen, a sus 70 años, tiene cuerda para rato: “Esto no significa que vea mi carrera como terminada”, advirtió. Ya en 2010 volverá a vestir la túnica de Gandalf en El Hobbit de Guillermo del Toro.

Submit a Comment