Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Rodando CINE | October 24, 2014

Scroll to top

Top

3 Comments

De críticos de cine y otras historias tenebrosas

Cuando se trata de ver una película yo ya no sé a quién hacerle caso, ¿a poco ustedes sí? Cuando viene un estreno existe tal variedad de opiniones y medios para enterarse qué tal está, que al final terminas más confundida (o confundido, pues) y definitivamente dudosa.
Así que yo lo evito, en especial cuando es una producción que muero de ganas de ver: no leo nada al respecto.

Verán, no cualquiera es crítico de cine. Creo que para autodenominarse así Don Fulano o Doña Fulana debe haber pasado horas y horas frente a una pantalla, disfrutando y analizando películas. Debe tener conocimiento sobre discurso narrativo, montaje, historia (de cine y en general), estilo, guión, tendencias, novedades, teoría y, de ser posible, una excelente memoria. Ah, y por favor, siempre ayuda saber escribir. O escribir bien, pues.

Así que supongo que bajo este concepto hay pocos críticos de cine pero hay más a los que nos gusta platicar del asunto, comentar la película y dar nuestra genuina pero no docta opinión. Y con tanta opinión, ¿a quién hacerle caso?

Si hago que hable mi lado izquierdo, ya saben, donde está el diablito, les diría que no le hagan caso a nadie. No existe crítica objetiva. Si está escrita por un ser humano deja de ser objetiva de manera inmediata, ya que fue creada por un… sí, sujeto. Así que no hay crítica objetiva. Quizá unas menos apasionadas que otras, pero objetivas… Así que no le hagan caso a nadie: no son referencia.

Si hago que hable mi lado derecho, ya saben, donde está el angelito, les diría lo siguiente: no me hagan caso a mí. ¿Por qué? Porque quizá Fulana o Fulano sí son referencia.

Verán. Siempre es un placer leer una buena crítica de cine, y creo que más allá de que se te antoje o no una cinta (que algunos lo logran, pocos, pero algunos), aprendes. Y, señoras, señores, eso siempre es un plus.

Por ejemplo, puedo decir que no he leído un texto de cine en Letras Libres en el que no haya aprendido una cosa. O que gracias a las entrevistas de Milenio siempre me siento más cercana a los involucrados en una producción. O mejor aún, que voy de una liga a otra (las que sean necesarias) tratando de averiguar si Don Reforma estrelló o no a equis o ye película. O que es muy probable que le pregunte vía DM a doña Comadre si me llevo kleenex para ver a fulano o sutana actuar.

Esas son referencias, pero más allá: son experiencias.

El leer un texto sobre una película nos puede brindar una preparación sobre lo que vamos a ver (sí, puede hacerlo, pero no necesariamente coincidiremos), pero en sí, esas letras son un viaje que debería de verse como elemento aparte.
No, no todo mundo lo logra: no todo mundo nos lleva a ese viaje.

Hay crónicas estupendas que te atrapan de principio a fin, aunque Don Grinch odie casi todo lo que tú amas. O esfuerzos creativamente diseñados que serán referencias anuales de lo mejor del cine según ciertos cinéfilos iluminados.

¿Cuál es más válido? ¿Con cuál nos quedamos? Eso será muy personal. Si encontramos a alguien que casi siempre coincide con nuestro gusto, felicidades, puedes tomarlo como “casi” referencia pero nunca como ley.

Al final todos esos textos están creando historia, porque están marcando la manera en que individuos percibimos la realidad a través del cine… ¿o será la manera en que percibimos el cine a través de nuestra propia realidad individual?

¿Qué hago yo? Fácil: me planto en un cine y hago mi propia reseña mental. Me hago de mi personalísima opinión, basada en quien soy yo, mis gustos, mi historia y hasta mis fantasmas. Así que no puedo decirles si les va a gustar o no, esta soy yo, y si ustedes toman el riesgo de hacerme caso, no me reclamen.

Mejor pidan que les devuelvan su dinero.

Visitantes llegan a esta pagina buscando:

  • Hacerle caso a los criticos peliculas

Comentarios

  1. Pues mira, yo sigo a Roger Ebert quien es crítico de cine.
    ¿Considero que es el mejor? ¿es el más sabiondo? Nooooo, considero que su gusto se parece mucho al mío, lo que al le gusta seguramente a mí también. Leer su crítica me ahorra no ver aquellas películas que seguramente odiaré.
    Al final se trata de calibrar gustos personales, más que tener la verdad absoluta de que puede considerar una obra de arte…¿no?

  2. A mi me pas lo mismo con Manhola Dargis del New York Times

  3. María Cristina Mendoza Alcázar

    Sí, creo que al final es con quien nos identifiquemos, no creen? Gracias por pasar, chicas.

Envía un comentario

Deja un comentario